Inicio   /   Editorial  /  Politica  /  Destacadas  /   CTA rumbo a la CGT / Un acto potente con un doble mensaje: sindical y político
CTA rumbo a la CGT / Un acto potente con un doble mensaje: sindical y político

IMG_20191003_221220

La CTA de los Trabajadores realizó un Plenario el estadio cubierto de Lanús donde se debatió el regreso del espacio a la CGT. Fue además un potente acto político  que cerró Alberto Fernández. La Corriente Federal de Trabajadores presente en Lanús. 

El sendero de confluencia se profundiza. Los primeros tramos del último período, suscitados en los acuerdos de 2018 que aproximaron a vastos sectores del movimiento obrero y el espacio político nacional popular, derivaron en el lanzamiento actual de una iniciativa que puede concluir, el año venidero, en la articulación plena de la Central de Trabajadores Argentinos con la Confederación General del Trabajo.

El acto convocado en las instalaciones de Lanús por la CTA congregó una multitud. Acompañando la iniciativa de la organización que orienta Hugo Yasky estuvieron representantes de la Corriente Federal de Trabajadores como Sergio Palazzo, Héctor Amichetti, Vanesa Siley, Walter Correa y Horacio Arreceygor, también Hugo y Pablo Moyano, Omar Plaini, Paco Manrique (Smata), todos ellos confluyendo en el Frente Sindical para el Modelo Nacional.

Además del mensaje sindical de unidad y de la marcha a una central única, se forjó en respaldo de las listas peronistas canalizadas en el Frente de Todos. Por eso estuvieron y hablaron Verónica Magario y Máximo Kirchner,  cerrando la jornada el candidato presidencial Alberto Fernández. Todos valoraron el modelo sindical argentino, la acción de los trabajadores contra el macrismo y señalaron el acierto de Cristina Fernández de Kirchner al transitar un camino de acercamiento entre los dos niveles.

Cabe indicar: este acto no selló la unidad sino que abrió el camino para su concreción. Ahora, habrá que analizar la modalidad de su plasmación. Persiste dentro de la CGT un pedido de convocatoria al Comité Central Confederal presentado por la CFT, en el cual además de analizar las características de una nueva conducción será preciso evaluar la sumatoria de las delegaciones regionales. En el ámbito más general, serán necesarios un Congreso cegetista, según sus estatutos, y un Plenario de Delegados en el orden nacional, según la vertebración interna de la CTA.

Esos pasos, ineludibles, pondrán a prueba la vocación de unidad: la realidad interna de los gremios estatales y docentes, por sólo mencionar dos puntos de compleja resolución organizativa, tendrá que ser tomada en cuenta para que el aglutinamiento resulte a la vez sólido y orgánico. Empero, resulta ostensible que si hay algo que quedó claro, en varias jornadas callejeras, paros nacionales y en este mismo encuentro, es el rechazo de una zona muy mayoritaria del movimiento obrero a la política liberal y antiiundustrial del oficialismo, así como las coincidencias en el impulso a un modelo nacional, popular y productivo.

El titular de SUTEBA, Roberto Baradel enfatizó la voluntad de acuerdo y se mostró optimista para superar las dificultades narradas; hizo hincapié en el sentido profundo de la actividad: “vamos hacia la unidad porque los trabajadores sabemos que el Proyecto Nacional nos reúne; ese es el sentido de este acto”. Yasky calificó la jornada como “histórica” y realzó el trayecto que los llevó a buscar el agrupamiento: mencionó emocionado a los representantes de otras franjas gremiales presentes en el acto.

ALBERTO

El candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, fue el encargado de cerrar el encuentro. Aseguró que el “gesto” de la CTA de los Trabajadores de unidad con la CGT, es comparable con la actitud de Cristina de dar un paso al costado y colocarlo al frente de la fórmula. Cuando la tarde caía y el fresco nocturno invadía el espacio, el ex jefe de Gabinete bromeó: “Ni yo entendí su estrategia, pero hay que reconocer que tuvo razón Cristina y tuvo una enorme grandeza, y más grandeza acompañarme a mí”.

“Pero esos son los dirigentes que nos hacen falta. Hoy hablaba con (Carlos) Tomada y me decía `mirá que el gesto de la CTA es estratégicamente y políticamente tan grande como el gesto de Cristina`. Y tenía razón Carlitos”, expresó Fernández. Afirmó además que “el cambio” es el Frente de Todos, y que la gestión de Mauricio Macri “le hizo el mismo daño al país que la salida de la convertibilidad”.

“Han hecho el mismo daño que hizo la salida de la convertibilidad. Yo, gracias a Dios, veo que muchos se han dado cuenta que el cambio no son ellos, el cambio somos nosotros, el cambio es terminar con este presente y no son ellos los capacitados para hacerlo”, resaltó Fernández. “Cuando miro el presente y miro lo que vamos a encontrar, es casi un país igual como el que recibimos en 2003. El daño que le hizo al país la salida de la convertibilidad es igual al daño que le ha hecho Macri”, dijo.

Tuvo algunas definiciones de relevancia: “Me preguntan de dónde voy a sacar la plata y voy a sacar la plata de dejar de pagar la usura que se llevan los bancos, y vamos a dejar de pagarle a los usureros para que los maestros tengan un salario digno, para que todos los trabajadores tengan su paritaria”, remarcó.

CTA rumbo a la CGT. Un acto potente con doble perfil: sindical y político

Gabriel Fernández / Radio Gráfica

Notas Relacionadas