Inicio   /   Latinoamerica  /   Renuncia PPK, el presidente “offshore” de Perú
Renuncia PPK, el presidente “offshore” de Perú
Download PDF

Acaba de renunciar el presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK). El mismo se enfrentaba a un proceso de destitución por parte del Congreso y recientemente se publicaron videos donde legisladores oficialistas negociaban sobornos para evitar su desplazamiento. Pero el proceso legislativo no es lo único que impulsa la renuncia del ceocrata peruano. Numerosos conflictos han estallado en el país a lo largo de su año y siete meses de gobierno.

En junio de 2017 se enfrentaron a los docentes. La huelga masiva de maestros duró más de dos meses, reclamando aumentos salariales y la postergación en la evaluación estatal a docentes. Estas pruebas estaban pensadas, más que para mejorar la calidad educativa, para reducir el personal y condicionar a los trabajadores.

La Confederación General de Trabajadores de Perú (CGTP) y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) se adhirió en agosto a sus reclamos. Su consigna sostenía: “Contra la reforma laboral neoliberal, aumento de salarios y pensiones al sector público y privado, por una solución a los gremios en conflicto y las demandas sociales”

Finalmente ante la amenaza de despidos masivos por parte del gobierno, cesa la protesta. La represión en las manifestaciones dejó tres muertos. En julio de 2017 se sumaron a la ola de protestas los médicos y trabajadores de la salud, los cuales acordaron finalmente con el gobierno.

En diciembre busca un acuerdo con la oposición fujimorista indultando a Alberto Fujimori, provocando un gran rechazo y nuevas movilizaciones.

En enero de este año se produjeron protestas de pequeños y medianos productores agrarios, que veían como caía el precio de su producción producto de los acuerdos de libre comercio, atacando de manera directa su sustento. La represión de las manifestaciones, terminó con dos muertos y sin cambios para las condiciones a los productores.

En durante los dos primeros meses del año,  los universitarios protestaron contra la política educativa y la nueva ley de pasantías. La cual establecía, entre otras cosas, que para las carreras técnicas se realizaran prácticas profesionales de 20 horas semanales en empresas privadas durante tres años en empresas privadas. Estas pasantías eran NO PAGAS y necesarias para obtener el título.

En diciembre su aprobación por parte de la población rondaba el 27% y en enero bajaba al 20%. Ahora bien, el origen y políticas del presidente peruano muestran grandes similitudes con la ceocracia que gobierna en Argentina.

Antes de llegar a la presidencia Pedro Pablo Kuczynski, fue miembro de financieras en Wall Street, director de mineras trasnacionales y metalúrgicas asociadas a Techint. Para completar su currículum en el ámbito privado, fue Jefe Economista para los países de América Latina y Jefe de Planeamiento de Políticas del Banco Mundial. En la función pública, fue Ministro de Economía durante el gobierno de Alejandro Toledo, encabezando las negociaciones con el FMI y las privatizaciones de empresas eléctricas.

Luego de ganar las elecciones frente a Keiko Fujimori, su presidencia se vio jaqueada por las olas de protestas y escándalos de corrupción.

El caso de los videos se trata de un un nuevo episodio en la larga crisis del Gobierno de PPK, que se remonta a la revelación de los nexos de una empresa del presidente con Odebrecht y el primer proceso de vacancia.

Especialmente por el caso Oderbretch, que fue beneficiada por su exempleado el presidente PPK, el mismo trabajó sirviendo a la empresa por medio de empresas tercerizadas de la constructora. La misma empresa aportó a su campaña presidencial de 2011 y 2016. Por si la relación no fuera lo suficientemente clara, Oderbretch por medio de la firma TRG Allocational Offshore LTD (ubicada en  las Islas Caimán) depositó 4.000.000 de dólares a la cuenta personal de Kuczynski en diciembre de 2015.

En un proceso similar al juicio político de nuestro país, el proceso de “pedido de vacancia” era respaldado por 103 parlamentarios, cuando se requerían 87 para aprobar la remoción. El último clavo del cajón fueron los videos publicados recientemente, donde se ven a legisladores oficialistas ofrecer 200.000 dólares por cada voto para evitar la caída de PPK. Sumado a la promesa de millones en obras públicas.

Podemos ver así, que los gobernantes latinoamericanos que son socios del capital financiero internacional y esconden fortunas en paraísos fiscales (al estilo de Macri o Caputo) no tienen su futuro tan garantizado.

Etiquetas

Notas Relacionadas