Inicio   /   Gremial  /   Recuerdo de Benedicto Ortiz y la movilización por Paz, Pan y Trabajo | 30·03·1982
Recuerdo de Benedicto Ortiz y la movilización por Paz, Pan y Trabajo | 30·03·1982
Download PDF

b_1533837e5c3dbb

Compartimos con nuestros lectores el artículo de la docente mendocina Gloria Silva referido a la conmemoración de la marcha convocada por la Multisectorial liderada por la CGT contra la dictadura cívico militar, integrada por liberales financieros, radicales oligárquicos, gansos mendocinos y hasta socialistas y comunistas -todos gorilas antiperonistas-; además de los miembros de las fuerzas armadas que hacían las veces de guardaespaldas armados de los bancos y los terratenientes, así como profesores, periodistas e incluso artistas y poetas, cumplían el inglorioso papel de custodios morales y culturales del sangriento orden semicolonial, impuesto por Martínez de Hoz en 1976, continuado por la democracia semicolonial de Alfonsín, Menem y De la Rúa; parcialmente cuestionado por los gobiernos de Duhalde, Néstor y Cristina, y restaurado en pleno por la dictadura financiera del régimen macrista.

Así como el 30 de marzo de aquél año de 1982, el pueblo marchó contra el régimen, el momento presente advierte como se crean las condiciones sociales y políticas para la destrucción del macrismo y la resurrección del pueblo movilizado democráticamente por la independencia y la soberanía nacional. (RIN)

 

En nuestra mesa de redacción, llegó el relato de Gloria:

 

«…te mando mi escrito. Lo escribí desde mis recuerdos de adolescente y por haber visto más de una vez a un compañero de trabajo de mi padre: Benedicto Ortiz, asesinado treinta y seis años atrás en una lucha por la dignidad de los ciudadanos y los trabajadores argentinos.»

***

«…conocí a Benedicto en el ’68: era compañero de mi papá, tíos y vecinos de la fábrica Minetti. No eran delegados por la prescripción del peronismo y la ilegalidad de los sindicatos. Iba en su bicicleta avisando a los compañeros de reuniones (clandestinas) en la casa de alguno de ellos.

Mi papá -Hugo F. Silva- era delegado de laboratorios de la fábrica Minetti. Cuando asesinaron a Benedicto ya era Secretario General de A.O.M.A (Asociación Obrera Minera) y todas las balas (que nunca se constataron fueran de goma)- impactaron en su cuerpo. A sus familiares les devolvieron el féretro cerrado; no lespermitieron ver su cuerpo acribillado. Sólo están los testimonios de quienes intentaron socorrerlo.

Un día como hoy, [30 de marzo] luego del mediodía, dispararon las FF.AA y de seguridad sobre los manifestantes autoconvocados en la “Multisectorial”. Esta mega agrupación exigían al gobierno de facto que se fueran del poder, que se convocara  a elecciones nacionales y provinciales; se restituyera el Estado de derecho, y  muchos derechos humanos y laborales.

cuatro[Benedicto Ortíz] Fue el único muerto aquel 30 de marzo. Dos días después “…ya se olvidaron de Benedicto”; el gobierno de facto presidido por el alcohólico Gral. Galtieri anunció el desembarco en las islas del Sur que luego dió inició a la Guerra de Malvinas.

«[Recuerdo que]…la movilización iba por [calle] San martín, Colón, Mitre. La Multisectorial ya empezó a constituirse desde ’81 y era la primera convocatoria a marchar durante el gobierno de facto. Las marchas fueron multitudinarias, en cada provincia y Capital Federal. Sólo aquí dispararon.

Lo más triste, además del asesinato de Benedicto, es que dejaron a A.O.M.A. sin Secretario General y comenzaron inmediatamente a cesantear  obreros en las dos fábricas: Minetti y Corcemar. Dejaron cesantes a toda la generación de Benedicto (hoy, los pocos que quedan vivos tiene entre 80 y 90 años de edad).

Y llamaron a nuevos obreros en condiciones de “contratados”. No había paritarias. A esos nuevos obreros sin formación sindical los echarían [luego] con una mínima indemnización, según las reformas laborales del menemato.

No sólo murió Benedicto sino que, en más de 30 años, no hay obreros, sino operarios contratados en un modelo de producción automática, con buenos salarios cuando estás contratado. Caso contrario van a engrosar la larga y millonaria fábrica de desempleados.

Tantos muertos trabajadores como benedicto constituyen las bases fundamentales de nuestra democracia.  Esta no tuvo padres, tuvo al pueblo que se hartó de ser destruido y se levantó sobre sus cenizas humilladas, para abrazar su soberanía e independencia.»

 

***

El sentido recuerdo de la educadora, concluye con estas palabras:
«…Me emocioné mucho porque pensé -como tantas veces- que nadie recordaría la dignidad de los obreros y obreras de las fábricas de cemento de Las Heras. Para todos ellos y ellas mi más sincero recuerdo. Por uno de las tantas Argentinas en las que habité y que son parte de una historia construida por mis compañeros mayores: argentinos,  trabajadores  y peronistas.»

Etiquetas

Notas Relacionadas