Inicio   /   Editorial  /  Politica  /  Destacadas  /  Sindicato  /   ALGUNOS PREGUNTABAN POR QUÉ IR A LUJAN EL 20, HE AQUÍ LA RESPUESTA, Y EL ALTO VALOR ESTRATÉGICO DE ELLA.
ALGUNOS PREGUNTABAN POR QUÉ IR A LUJAN EL 20, HE AQUÍ LA RESPUESTA, Y EL ALTO VALOR ESTRATÉGICO DE ELLA.
Download PDF

GRINGO 2
De Héctor Amichetti:

Luján…

EL SIGNIFICADO DE UNA MARCHA

El próximo sábado vamos todos y todas a Luján, hermanados por una emblemática consigna: “Paz, Pan y Trabajo, que enarbolamos oportunamente, hace ya más de tres décadas, para arrinconar y despedir a la última dictadura genocida, destructora y entreguista.

Si bien la marcha es ecuménica porque allí confluirán creyentes de distintos credos y no creyentes, no es un dato menor recordar que en Argentina más de un 76% de la población, es decir alrededor de 35 millones de hombres y mujeres, mantiene con distinto grado de intensidad su fe arraigada en el cristianismo católico.

Solo a modo de comparación, en Brasil los católicos se han reducido sensiblemente en las últimas décadas y los evangélicos pentecostales han crecido de 26 a 42 millones entre el año 2000 y el 2010, representando actualmente más del 22% de la población.

La Asamblea de Dios, con más de un siglo en Brasil, tiene un enorme poder económico, mantiene más de 100.000 templos y 50.000 pastores, mientras la iglesia católica tiene 24.830 sacerdotes y 10.720 parroquias.

En algo han contribuído los evangelistas del país vecino a forjar la popularidad de un fascista como Bolsonaro, funcional a las ideas económicas neoliberales.

EN OTROS TIEMPOS

Allá por el año 1954, cuando la Iglesia Católica se enfrentó de manera irreconciliable con la revolución peronista, Pío XII ejercía como Papa en el Vaticano, había finalizado la Segunda Guerra Mundial y su posicionamiento era claramente anticomunista.

Tenía una gran amistad personal con el arzobispo de Nueva York y vicario militar de las fuerzas armadas norteamericanas, Francis Spellman.

Su prioridad era promover la Democracia Cristiana en todos los países del mundo, precisamente en nuestro país se constituyó como partido político, por iniciativa de elementos conservadores, a mediados de julio de 1954.

Desde el diario “Democracia” se hablaba de la “Internacional Negra”, en referencia a la conducción del Vaticano, poniendo acento en la vieja pugna entre el pensamiento católico reaccionario y un “joven Pueblo que aspira a conquistar su más plena soberanía”.

El propio presidente Juan Perón se vio obligado a denunciar la actitud abiertamente opositora de varios obispos y curas que públicamente pregonaban que había que elegir entre Cristo y Perón.

Por aquel entonces, la Iglesia Católica no jugó un papel menor en el derrocamiento del gobierno democrático y popular en Argentina.

HOY LAS VOCES SUENAN DISTINTAS

En el Vaticano hay un Papa argentino estrechamente ligado a los sentimientos e ideales humanistas del Peronismo, al que intentan desestabilizar algunos arzobispos con espíritu medieval, quienes lo cuestionan seriamente y hasta han llegado a pedir su renuncia desde distintos puntos del planeta, con centro estratégico en los Estados Unidos.

Francisco es responsable de haber lanzado la encíclica Laudato si. Allí cuestiona seriamente al poder económico mundial que en función de maximizar beneficios está destruyendo el planeta, profundizando la desigualdad social y condenando a millones y millones de habitantes del mundo a la marginación y la pobreza.

WhatsApp Image 2018-10-11 at 19.04.49(1)

Notas Relacionadas