Inicio   /   Latinoamerica  /   A Lula no hay quien lo pare
A Lula no hay quien lo pare
Download PDF

In this Tuesday, Oct. 3, 2017 photo, Brazil's former President Luiz Inacio Lula da Silva speaks at a protest against the government's plan to increase privatizations, including in the oil industry, in front of the state-run oil company Petrobras headquarters in Rio de Janeiro, Brazil. Da Silva, who is appealing his conviction of corruption and sentence to nearly 10 years in prison, is the consistent poll leader for next year's election. (AP Photo/Bruna Prado)

Luis Ignacio Lula da Silva se encuentra detenido, imposibilitado de realizar campaña política y, por el momento, de presentarse a elecciones. Luego de una persecución mediática y judicial se privó de su libertad al ex jefe de Estado de Brasil, sin prueba alguna.

Proviene de una familia humilde y en el mundo laboral se desempeñó como trabajador metalúrgico. Ésto y sus medidas políticas en el gobierno lo hacen un claro representante de los sectores más desprotegidos del Brasil. Entre sus mejores medidas se destacan: redistribución de la renta petrolera y millonaria inversión en exploración, la modificación en las desigualdades raciales (Brasil es el país fuera del continente africano con mayor población negra), establecimiento de relaciones diplomáticas con países no centrales o subdesarrollados (UNASUR), colaboración hacia otros países de la América Morena (por ejemplo, ayudó a Bolivia cuando nacionalizó los hidrocarburos) reducción sin igual  del hambre en su país (sacó de la pobreza a 29 millones de personas).

Por estos motivos es mejor un Lula preso que libre. La jugada a los sectores concentrados (medios de comunicación, la banca, lo sectores dominantes de San Pablo principalmente, sectores agro-industriales exportadores e importadores) no les salió del todo bien. A pesar de estar encarcelado y una campaña mediática en su contra, las encuestas le resultan favorables.

La encuesta de Datafolha da a Lula en el primer lugar con el 31% de intención de voto seguido por el Capitán retirado del ejército Jair Bolsonar con el 15%, con el 10% a Marina Silva ex ministra de Lula y en los últimos lugares con un triste 2 por ciento al golpista Michel Temer. Esto en una primera instancia electoral, tratándose de un ballotage Lula sumaría entre el 46 y 48%. Esta encuesta fue realizada entre el 11 y 13 de abril.

Además de esta encuesta la agencia Ipsos publicó una con los siguientes datos, el 73% de los encuestados sostiene que “los poderosos quieren sacar a Lula de las elecciones”, un 55% consideró que los jueces realizan una “persecución política” y el 52% consideró que los jueces no juzgan a todos con el mismo rigor.

Con estos datos seguramente el juez Moro y los intereses que sirve, buscarán mantener preso a Lula el mayor tiempo posible, cuestión que se les presenta cada vez menos probable por la ausencia de fundamentos jurídicos para hacerlo, pero además, son millones de brasileros lo que quieren sacar a Lula de la cárcel y convertirlo nuevamente en presidente en las próximas elecciones.

Etiquetas

Notas Relacionadas