Inicio   /   País  /  Editorial  /   Cambiemos y la “inmunidad” a la corrupción
Cambiemos y la “inmunidad” a la corrupción
Download PDF

… La corrupción. Cuánto mal le hace a nuestros pueblos latinoamericanos y a las democracias de este bendito continente ese «virus» social, un fenómeno que lo infecta todo, siendo los pobres y la madre tierra los más perjudicados…  «Unidos para defender la esperanza», implica mayor cultura de la transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil, y no excluyo a las organizaciones eclesiásticas. Nadie puede resultar ajeno a este proceso; la corrupción es evitable y exige el compromiso de todos.

Papa Francisco, 19/01/2018

El Papa nos tiene más que acostumbrados a la sagacidad y precisión de plantear en sus discursos los asuntos que en el momento presente aquejan o perjudican al pueblo que está visitando. No hace mucho, en su paso por Chile y Perú, habló sobre muchas cosas, pero en especial sobre la corrupción y la describió como un “virus social que lo infecta todo” y que al mismo tiempo es “evitable”. Tal descripción es ejemplificativa en nuestro país teniendo en cuenta los últimos sucesos que tuvieron de protagonista al ministro de trabajo Jorge Triaca.

Resulta que el ministro pasó a integrar una larga lista de funcionarios del gobierno de Cambiemos denunciados ante la Justicia e investigados por la Oficina Anticorrupción (OA), a los que al mismo tiempo, el Presidente mantiene en sus cargos.

Entre los veintisiete casos presentados se cuentan seis del mismísimo Mauricio Macri por las “offshore” en Panamá; presunta violación de la ley de ética pública; firma del memorando con Qatar para el manejo por un fondo extranjero de recursos de la Anses; posible enriquecimiento ilícito; presuntas falsedades en sus Declaraciones Juradas y, el más reciente, la venta de un parque eólico de propiedad familiar.

Luego encontramos a la ministra de seguridad Patricia Bullrich quien, pese a los pedidos de renuncia, Macri sostiene en el cargo. Pesa sobre ella la responsabilidad política en el comportamiento de las fuerzas de seguridad durante los operativos en los que murieron Santiago Maldonado y Rafael Nahuel y la represión a los manifestantes, del 13 y 14 de diciembre, contra la reforma previsional.

La lista se extiende tomando a la vicepresidente Gabriela Michetti, por dinero no declarado que encontraron en su vivienda. Caso similar el del ministro de ambiente Sergio Bergman, investigado por presuntas irregularidades en una licitación para la compra de autobuses eléctricos y en otra para la adquisición de helicópteros. Y podemos continuar con los casos denominados “conflictos de intereses”, donde el ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, sigue siendo el encargado de la política nacional de combustibles. O el titular de finanzas, Luis Caputo, responsable de las tomas de deuda después de haber sido, antes de funcionario, administrador de fondos financieros. O el vicejefe de gabinete Mario Quintana, ex CEO de Farmacity, denunciado junto a su par Gustavo Lopetegui y al jefe de ambos, Marcos Peña Braun, por supuestamente beneficiar a laboratorios farmacéuticos extranjeros. También, Quintana en la causa por la compra de dólar a futuro. Y la lista continúa y continuará.

El exabrupto, que para Peña es el caso de Triaca, es una mancha más al tigre. Un tigre que jamás rinde cuentas en la Oficina de Anticorrupción, dirigida por una buena alumna del semillero PRO, Laura Alonso (antigüamente financiada por el buitre Paul Singer). Por pura casualidad, ninguno de estos casos ha sido avalado para dar curso con el protocolo de investigación.

El carácter «evitable» de la corrupción, para Francisco parte de poner en tela de juicio la afirmación vulgar y corriente de que tal conducta se funda en rasgos de personalidad, en vez de su verdadera razón: la persecución de intereses particulares. Más que moral, se trata de una cuestión socioeconómica. El conjunto de funcionarios de Cambiemos reproducen y proliferan tal conducta, no por meros sádicos o perversos (que, en tal caso, no se descarta que algunos lo sean), sino porque es conforme a la naturaleza de los los intereses que sostienen.

Estos se concentran en la trasferencia de renta nacional al exterior; en la timba financiera con endeudamiento externo y más. Mientras se les expropia parte del salario a los jubilados, reducen el único sustento de los pensionados, y se aniquilan las fuentes de trabajo de orígen industrial y productivo.

La corrupción oficial es inseparable (por la mera existencia) de un gobierno de CEOs. Y tal corrupción, es connatural a la política económica de Cambiemos, que es un plan favorable al sector financiero y los capitales concentrados, y es diseñado y controlado por los organismos multilaterales de crédito.

Luego su denuncia, repudio y enfrentamiento colectivo representa el compromiso al que apunta el Papa argentino para la defensa de la esperanza. La esperanza que encarna un pueblo reapropiándose de su destino mediante la actividad modificadora de la realidad por excelencia: la política. Por lo tanto, sólo la política como actividad de los pueblos, puede evitar la corrupción./

 

Fuentes

Los Andes, http://losandes.com.ar/article/view?slug=triaca-se-suma-a-la-lista-de-funcionarios-acusados-y-respaldados)

[1]Viaje Apostólico de su Santidad Francisco a Chile y Perú. Encuentro con las autoridades, la Sociedad Civil y el cuerpo Diplomático. Discurso del Santo Padre en Lima, Perú. Viernes, 19 de enero de 2018. Recuperado de: http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2018/january/documents/papa-francesco_20180119_peru-lima-autorita.html

Notas Relacionadas